¡Paro Nacional activo y plan de lucha! ¡Derrotemos el ajuste de Macri en las calles!


El paro general convocado para el 6 de abril es una respuesta directa a la presión del pueblo trabajador, a las enormes movilizaciones que semana a semana se llevan a cabo para enfrentar el programa de ajuste del gobierno de Macri. Esa presión por abajo el 7 de marzo tuvo su máxima expresión cuando en cada columna de la marcha convocada por la CGT se escuchaban con fuerza los gritos “paro general” y “poné la fecha”.
Los conflictos sectoriales, con casos testigos como la lucha de AGR contra los despidos y la reforma laboral, sumado al de las y los docentes en el marco de sus paritarias con paros y movilizaciones históricas por su masividad como la Marcha Federal Educativa del 22, marcan el camino con mayor visibilidad. Pero los conflictos se expanden en cada gremio y sector que sufrió un ataque: General Motors, Bangho, SanCor, Canale Llavallol, sumando al sector de desocupados/as y trabajadores/as precarizados/as, que también sumaron sus protestas haciendo acampes y jornadas de lucha.
Sabemos que el paro debería haber sido antes, para poder empalmar con la lucha docente en donde toda la clase trabajadora se juega una parada importante en una paritaria testigo y que el 30 expresa una nueva jornada de lucha en el marco de un paro con movilización. La burocracia sindical de la CGT, tal como lo demostraron las caras de los tres secretarios generales al anunciar la medida, lejos estaba de querer convocar a la huelga y lo hizo sólo por la presión. Pretenden que sea un paro dominguero, “para tomar mate” y “en contra de nadie”, como dijo el propio Acuña, con el objetivo de descomprimir la bronca, porque saben que sino esa bronca se llevará puesto a los dirigentes y que marcharemos con sus cabezas.
Los sectores combativos y el conjunto de los/as trabajadores/as tenemos que hacer del paro una medida activa, con jornada de piquetes en todos los accesos estratégicos para demostrar que esa bronca está organizada y dispuesta a enfrentar el ajuste. Y después del 6, debemos seguir construyendo por abajo el plan de lucha del que el paro general debe ser una medida importante pero no la única, debemos seguir en las calles movilizados porque sólo así podremos frenar el programa del gobierno y los empresarios. Es necesario desplegar la máxima unidad de acción de quienes estemos dispuestos a salir a la calle a luchar, convocar a todos los trabajadores y las trabajadoras a seguir movilizados para derrotar las políticas de ajuste del macrismo y a su vez construir una alternativa obrera y popular ante este gobierno de CEO´s y ricos.

¡Abajo la reforma laboral!
¡Basta de despidos y suspensiones!
¡Basta de precarización laboral!
¡Por salario mínimo, vital y móvil y paritarias sin techo!
¡Por una alternativa política de los/as trabajadores/as y el pueblo!