Que el dolor se transforme en lucha


A pocos días de la aparición sin vida del cuerpo de Micaela, la joven militante del Movimiento Evita, volvimos a salir a las calles con la consigna Vivas y libres nos queremos. La convocatoria inmediata del sábado pasado, que nos llevó a copar distintas plazas de nuestro  país, continuó ayer con nuevas concentraciones y manifestaciones.

Es que la bronca se acumula, cuando la violencia machista se sigue llevando la vida de una mujer cada 18hs y condena a la mayoría de nosotras a vivir en la más injusta de las realidades por el hecho de ser mujeres. El caso de Micaela, es uno de los tantos que pone en evidencia la sistematicidad con la que el patriarcado busca disciplinar nuestra existencia.

Sebastián Wagner, el principal sospechoso, que “ayudó” a encontrar su cuerpo, es un sano hijo del patriarcado que tenía una condena de 9 años de prisión por dos ataques sexuales y que fue beneficiado por el juez Carlos Alfredo Rossi, quien  le dio salidas transitorias a pesar de informes que desaconsejaba su liberación.

Esta situación se da a la vez que Higui continúa presa por defenderse del ataque de diez hombres, que intentaron violarla para “corregir” su orientación sexual. Claramente, dos caras de la misma justicia patriarcal.

Cabe destacar que mientras el gobierno se apoya en estos sucesos para plantear más “mano dura”, los familiares de Micaela y desde las organizaciones se redoble la necesidad de profundizar la militancia por un mundo más justo, bandera que también levantaba Micaela en su militancia cotidiana.

CABA:

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, múltiples organizaciones nos congregamos en la Plaza de Mayo. A pesar de lo difuso de las convocatorias, ya que hubieron múltiples llamamientos, la Plaza se llenó y los medios de comunicación se hicieron presentes. Distintas organizaciones como las que componemos la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres, PO, IS, Poder Popular, CORREPI, Casa Cultural Víctor Jara, Agrupación Feminista Indómites, Nuevo encuentro, el Colectivo Ni una Menos nos hicimos presentes para gritar Basta de femicidios y Basta de justicia patriarcal.

La concentración culminó con un espontáneo acto, en el cual tomaron la palabra distintas militantes del movimiento de mujeres y disidencias. Los carteles levaban consignas que pedían justicia y señalaban al estado y al poder judicial como principales responsables del machismo.

Zona Sur:

Durante la tarde de ayer, desde la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres, realizamos una actividad de visibilización entre las múltiples organizaciones y espacios políticos que la componemos de conjunto con otros espacios, como la Campaña por la legalización del aborto y Poder Popular.

La actividad se realizó en la estación de Agrogué y tuvo el objetivo de repudiar los últimos hechos de violencia que hemos atravesado. Se hizo un “bombachazo” y una volanteada. La principal denuncia apuntaba a la justicia patriarcal que todos los días nos abusa, nos viola, nos mata.

La actividad terminó con una movilización hasta el instituto de formación docente n°41, para que nos vean en las calles, luchando, de pie, porque a pesar del dolor seguimos gritando bien fuerte que vivas y libres nos queremos, que el estado es responsable

Zona Noroeste:

Luego de la gran movilización el sábado de vecinos y vecinas de San Miguel, junto a Poder Popular, Enraizadas en la Lucha, CORREPI y otras organizaciones en la zona, volvimos a manifestarnos en el centro en una jornada de reflexión, intervención y movilización en contra de la violencia machista.

La cita fue a las 18.30hs nuevamente en la Plaza de San Miguel, donde muchas compañeras compartieron sus pareceres y experiencias vinculadas a la violencia patriarcal que nuevamente se llevó a una mujer. Las compañeras de Enraizadas en la Lucha acompañaron la actividad con una mesa de difusión para concientizar a la población del municipio sobre la problemática.

Posteriormente, se dio inicio a una marcha alrededor de la plaza donde las compañeras hicieron oír su voz por las calles más emblemáticas de la zona. Finalmente, se abrió el micrófono a la intervención de las compañeras y se realizó un siluetazo con os nombres de las mujeres asesiandas por la violencia machista bajo la responsabilidad del Estado.

Que la tristeza se transforme en organización y la bronca en lucha, que el llanto sea revolución.

Justicia para Micaela y todas las mujeres, trans y travestis asesinadas por el machismo

Libertad para Higui

Vivas y libres nos queremos