Mendoza: repudiamos la intervención del sindicato de Judiciales


La Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial de Mendoza atraviesa hoy un grave ataque por parte del gobierno provincial que intenta con un artilugio legal desconocer una elección democrática de las y los trabajadores.
En 2016, se realizaron las elecciones del gremio en las que la Lista Verde -integrada por compañeros de sectores antiburocráticos ganó por 33 votos. Por su parte, la Lista Bordó -afín al gobierno de la UCR en la provincia-, que ocupó el segundo lugar presentó una impugnación que impidió que la Comisión Directiva electa asumiese sus funciones. Por medio de este artilugio legal al que el  Ministerio de Trabajo dio curso pero sobre el cual no se expidió, se pretendía declarar nula la asamblea en la que fue designada la Junta Electoral que llevó adelante el proceso eleccionario en el sindicato. De esa asamblea, no obstante, fueron parte todas las listas que más tarde participaron. Por otra parte, es por demás significativo que el pedido llegue seis meses después de realizada dicha asamblea y con posterioridad a la realización de las elecciones.
La atemporalidad de la anulación, así como también la irregularidad del proceso en el que no hubo lugar a la defensa, demuestra la intencionalidad de la misma. Acto seguido, es publicado en el Boletín Oficial que se da curso a la impugnación de las elecciones y se comunica la intervención del sindicato que, hasta este momento, no se ha hecho efectiva.
Desde el Frente Único HN-IR repudiamos, en primer lugar, la injerencia del Estado en la vida de una organización de trabajadores. La Lista Bordó pone de manifiesto, una vez más, el objetivo del cornejismo  de atacar a los gremios por todos los flancos posibles. Para hacer pasar el ajuste y para imponer techos salariales y condiciones de precariedad a los/as trabajadores se necesitan sindicatos de rodillas y afines al gobierno.
El ataque a las organizaciones sindicales se combate con solidaridad entre trabajadores/as. Históricamente, los gremios han sido una fundamental herramienta de lucha que todos los gobiernos, con mayor o menor éxito, intentan cooptar o destruir. A esto, la clase obrera debe responder con contundencia: los sindicatos son de los/as trabajadores/as.