Triunfo del acampe frente al CNM


El día de ayer, las compañeras de la Campaña contra las violencia hacia las mujeres y las compañeras y compañeros de diversas organizaciones que sostuvieron el acampe frente al Consejo Nacional de la Mujer, cerraron la jornada con entusiasmo por reafirmar un gran paso contra la violencia machista.

Luego de dos días y una noche de acampe y tras una primera mesa de negociación que las encontró con una Fabiana Tuñez desmedida e intransigente, ayer por la tarde las compañeras lograron un gran triunfo que sin lugar a dudas será un avance para la prevención y la erradicación de la violencia contra las mujeres.

En una segunda mesa de negociación y con la presencia esta vez del responsable del Ministerio de Desarrollo Social, las compañeras pudieron exigirle al Estado el cumplimiento de los puntos más relevantes de su petitorio inicial. Ambos organismos se comprometieron a recibir el listado de casos de violencia de géneros que necesitan con urgencia una ayuda para salir de la situación en la que se encuentran; incorporarlas por vía directa a los programas de empleos, medida que permitiría la independencia económica de todas las compañeras de nuestros barrios de sus parejas violentas; y se comprometieorn también a recibir, legalizar y subsidiar los proyectos de capacitaciones, como la Escuela Popular de géneros y el Programa de salud comunitaria, que la Campaña contra las violencias lleva adelante.

Por otro lado el Consejo se comprometió a denunciar, investigar y tomar todas las medidas legales posibles para proteger a las compañeras que fueron amenazadas reiteradas veces en el transcurso del día, producto de que Baby Etchecopar difundiera en su programa de radio sus nombres y teléfonos luego del escrache frente a la puerta de la emmisora de su programa radial, debido a sus comentarios machistas y misóginos que justificaron la violación, en un claro intento de persecusión y amedrentamiento.

Una vez más la organización y la lucha demuestran que las mujeres juntas somos poderosas. Que la unidad nos encuentra más firmes y que no van a parar hasta que todos nuestros derechos se cumplan, porque el Estado es responsable.