Córdoba: Conseguimos la libertad de Dayana Gorosito, vamos por su absolución


El 17 de mayo, a un año de su detención, liberaron a Dayana Gorosito que se encontraba presa en la cárcel de Bower desde mayo de 2016, tras ser acusada injustamente de homicidio calificado por el vínculo. El poder judicial misógino la había acusado de ser cómplice del asesinato de su hija junto a su pareja Luis Oroná, quien en realidad la obligó a parir y fue quien secuestró a la beba.

Dayana fue condenada por mujer, por pobre y “por no haber hecho lo suficiente” según el Poder Judicial, para cumplir con el mandato patriarcal de la maternidad. Dayana estuvo presa durante un año tras ser obligada por su pareja, Luis Oroná, a parir en un descampado en la localidad de Unquillo sin asistencia médica.
Apenas nacida la niña, Oroná la secuestro acusando a Dayana que la beba no era de él. Durante los días siguientes, obligó a la joven a decir que su beba había sido robada del Hospital Urrutia. El sometimiento hacia Dayana fue en base a amenazas de que nunca volvería a ver a su hija.

Dayana fue internada en el hospital Rawson con una infección severa dada las condiciones inhumanas en que fue obligada a parir. Mientras tanto, ante la confusión que generaba la no aparición de la beba, su familia y amigas/os se manifestaron exigiendo la aparición de la misma.

Días después, la fiscal Liliana Copello acusó a Dayana Gorosito de “homicidio calificado por el vínculo”. Fue detenía y esposada a la cama del hospital e incomunicada. Cuando intentó irse para ver a su hijo de tres años y a su beba fue nuevamente detenida. Dayana no supo que su hija estaba muerta hasta que la policía encontró el cuerpo en la casa de los Oroná, tras cinco allanamientos.

Dayana pasó todo este tiempo privada de su libertad por un delito que no cometió, se la acusa de homicidio por no haber hecho nada para salvar a su hija como también de haber entregado a su hija a Oroná para que la matara. A su vez, la justicia la acusa de no haber actuado como cualquier madre lo habría hecho.
Estas acusaciones de parte de la fiscalía lo único que hacen es reforzar la estigmatización de los estereotipos de género, convirtiéndola en victimaria. Condenan a una mujer por el hecho de pasar por un parto, sin contención ni asistencia profesional, siendo víctima de violencia machista. Dejan de lado las múltiples opresiones que vivía.

La lucha por su libertad y absolución es bandera del movimiento de mujeres, que nos organizamos y damos constantes e incansables peleas para conquistar nuestros derechos. Con la organización y la lucha le torcimos el brazo a la justicia machista y patriarcal. Dayana fue liberada y está a la espera del juicio.

Hoy, la misma justica machista que apresó a Dayana por un año, mantiene todavía presa Higui en Buenos Aires y busca cambiar la carátula de la causa de Yamila Cuello de “desaparición por posible trata de personas” a “homicidio”.

Celebramos que Dayana esté en libertad, pero no vamos a dejar de luchar hasta que sea absuelta, hasta que la justicia machista deje de perseguirnos, de acusarnos desde sus estereotipos de género de “buena” o “mala” madre, de lo que deberíamos hacer o no.

¡Basta de justicia machista!
¡El Estado es responsable!
¡Absolución ya para Dayana Gorosito!
¡Libertad a Higui!
¡Si nos tocan a una, nos movilizamos miles!