Contundente repudio a la represión policial en el ENAM de Banfield


El pasado viernes 19 de mayo el conjunto de la comunidad educativa del ENAM (Escuela Normal de Banifield) llevó adelante una enorme movilización en repudio a la detención arbitraria de un alumno y la irrupción de personal policial dentro de la escuela.

En la tarde del miércoles 17 de mayo, la policía bonaerense entro al ENAM de Banfield e intentó llevarse a dos pibes que estaban adentro. A ellos dos, y a Lautaro, un estudiante de la Escuela, los habían comenzado a hostigar y perseguir unos minutos antes.  Los tres estaban escuchando música en un cruce peatonal de las vías del Roca, cercano al colegio, cuando efectivos de la bonaerense aparecieron tirando tiros y persiguiéndolos. Por el miedo que les causó, los pibes corrieron, se separaron, y Lautaro se refugió en un kiosco para luego ir a la casa de su tío, cercana de donde estaba. En ese trayecto nuevamente los mismos policías lo interceptaron y detuvieron. Una vez adentro del patrullero comenzaron a hostigarlo y amenazarlo,  forzándolo también a que llame a sus amigos. No satisfechos con esto, se dirigieron al ENAM, donde estaban los pibes que al verlos llegar ingresaron al edificio y los policías, sin identificarse y con armas en sus manos entraron tras ellos. La rápida reacción de los estudiantes, preceptoras y profesores evitó que lograran detenerlos y  fueron los mismos estudiantes los que sacaron a Lautaro de adentro del patrullero.

Fue frente a este accionar represivo, que el viernes una multitud de personas se movilizó a la Fiscalia de responsabilidad penal juvenil N° 5 de Lomas de Zamora, para exigir que la causa armada a Lautaro cese. Ese mismo día por la mañana, una comisión de docentes, padres y personalidades de DD. HH hicieron una denuncia contra los policías implicados. Como señalo oportunamente  en la movilización, Marcos Muñoz, delegado del SUTEBA del ENAM : “Ellos denunciaron a un compañero nuestro y lo que nosotros fuimos a hacer es denunciarlos a ellos, porque son ellos quienes tienen  que dar explicaciones. Ningún chico tiene que ser juzgado, las autoridades son las que tienen que serlo. Por eso hemos denunciado penalmente a todos los policías que integraron el operativo. Nadie se la va a llevar de arriba”. Como producto de la rapida respuesta de la comunidad educativa, los policías oficiales y suboficiales fueron puestos en disponibilidad.

El accionar policial en el ENAM es un episodio más de una seguidilla de intervenciones represivas en distintas instituciones educativas : ocurrió en la Universidad de Jujuy, en el Colegio Mariano Moreno de CABA, en la Universidad de Lomas de Zamora y durante la última semana , también la bonaerense reprimió una protesta de estudiantes secundarios en Berisso. En el caso de la provincia de Buenos Aires, la responsabilidad política es claramente del Ministerio de Seguridad y de su ministro Cristián Ritondo.

Sin lugar a dudas, se busca disciplinar a toda costa a la juventud. Pero la muestra concreta, quizás pocas veces tan bien expresada como en la acción de los estudiantes del ENAM sacando del patrullero a su compañero, da cuenta de que no les va a ser para nada fácil.

El rechazo al “Operativo Aprender” que , casualmente también se inició en el ENAM, significó un resuesta clara de los secundarios al macrismo. Del mismo modo, estamos ante la posibilidad de que el movimiento secundario de zona sur crezca en sus niveles de organización y se constituya en un actor político para  enfrentar junto a los docentes las políticas de ajuste de la Gobernadora María Eugenia Vidal.

Estar alertas y en estado de movilización para lograr el cierre de la causa y avanzar en la denuncia penal contra los policías, es el primer desafío que ahora tienen los estudiantes del ENAM, al tiempo que , frente a la avanzada represiva aparece como necesidad  impulsar jornadas de debate para saber como manejarse ante las fuerzas de seguridad. Ahora bien,  sin lugar a dudas, el máximo resguardo para que esto no vuelva a ocurrir es apuntalar la organización por abajo y  volver a impulsar la coordinación de los centros de estudiantes de zona sur para resistir los avances del municipio y la gobernación.

¡Fuera la policía de nuestras escuelas y universidades!