Linea 60: ¡basta de persecución y ataques a los que luchan!


Desde el Frente Único Izquierda Revolucionaria-Hombre Nuevo repudiamos el ataque a Javier Esponda, delegado de la Línea 60, el pasado domingo 21 de mayo.

 

El ataque se produjo en la casa del delegado, donde vecinos evitaron que el fuego producido intencionalmente, se propagara en toda la casa del delegado. Este claro ataque no es un hecho aislado, sino que sucede en el mismo momento en que la justicia avanzar con causas absurdas sobre otros trabajadores de la Línea 60 y donde la empresa DOTA intenta aplicar despidos y suspensiones.

Los mecanismos se repiten. No hace mucho, Germán Amor de la Línea 135 denunció el hostigamiento económico, psicológico e incluso física por parte de la misma patronal: DOTA. La última denuncia de Germán fue el 10 de mayo, cuando encontró su auto violentado a piedrazos y patadas junto con una nota dentro del mismo que decía “te vamos a matar”.

Patotas, suspensiones, despidos y denuncias, son las formas de las patronales para disciplinar a los trabajadores. El ataque contra Germán se inscribe en una oleada más general de la patronal contra el colectivo de trabajadores. Las empresas buscan disciplinar de este modo para que no luchemos por mejores condiciones laborales y económicas y para ajustar aún a consecuencia de nuestras vidas. Por eso, se hace imprescindible, seguir construyendo comisiones internas combativas y forjar la unidad de la clase trabajadora.

¡Unidad de los trabajadores y trabajadoras!

¡Arriba los que luchan!

Acercamos nuestra solidaridad a Javier Esponda, su familia y a los trabajadores y trabajadoras de la Línea 60.

¡Basta de persecución y ataques!

¡Justicia por David Ramallo!