Los trabajadores de Stockl ganaron la pulseada


Después de días de aguante en la puerta de la fábrica instalada en el Parque Industrial de Burzaco, los trabajadores de la metalúrgica Stockl lograron la reincorporación de los 4 despedidos, torciéndole el brazo a la patronal y logrando que el gremio tenga que hacerse cargo de la situación.

Desde hace tiempo los trabajadores de la metalúrgica sufren condiciones laborales pésimas: no poseen obra social, ART y a su vez trabajan en un contexto de persecución gremial, ya que quien se atreva a denunciar las ilegalidades de la empresa, queda marcado.

Hace varios meses atrás, los trabajadores denunciaron que la patronal debía pagar los elementos de protección y alertaron a toda la planta que ningún laburante tenía que pagar de sus bolsillos los guantes con los que trabajan. Ante esta exigencia a la patronal, la situación se fue agravando, ejecutando despidos por goteo hasta echar a 4 compañeros la semana pasada, sin pagar indemnización.

El conjunto de los trabajadores paró la fábrica a la espera de alguna respuesta. Después de días de resistencia y una reunión a la que no asistió la patronal, se hizo una nueva audiencia el pasado viernes 26, en el Ministerio de Trabajo de Almirante Brown donde la patronal y la cartera laboral se comprometieron, acta mediante, a reincorporar a los cuatro trabajadores.

La solidaridad del resto de los laburantes y la fuerte decisión de los obreros de Stockl de aguantar en la puerta con un acampe solidario, fue fundamental para el triunfo. Estas experiencias son las que nos fortalecen como clase y nos van dando de a poco las herramientas para seguir en la pelea, porque todos sabemos que la patronal no descansa. Pero que tengan bien en claro que jamás vamos a bajar los brazos.

¡Arriba la lucha de los trabajadores de Stockl!

¡Extendamos la solidaridad obrera a todos las luchas en curso!