Día del Periodista: las y los trabajadores de prensa ganaron las calles por sus reclamos


En el marco de un cese de tareas impulsado por el Sindicato de Prensa de Buenos Aires (Sipreba), se desarrolló la movilización convocada por la Mesa Nacional de Trabajadores de Prensa, integrada por la Federación Nacional de Trabajadores de Prensa (FATPREN), la Federación de Trabajadores de la Comunicación (FeTraCom) y organizaciones gremiales de prensa que no están integradas a ninguna de las dos.

La marcha reunió a cientos de trabajadores de prensa que se dieron cita en el Obelisco y de allí se dirigieron al Ministerio de Trabajo donde se montó un importante acto para denunciar las principales problemáticas del sector frente a un gobierno que vienen siendo parte junto con las patronales del brutal ajuste sobre el gremio de prensa.

Durante el transcurso de la movilización hubo que superar en reiteradas ocasiones las provocaciones e incluso agresiones policiales contra la columna del Sipreba. A pesar del intento por amedrentar a las y los trabajadores, por su firmeza y magnitud, la marcha siguió su curso hasta llegar al punto del acto, donde confluimos que con una concentración de trabajadores quimicos que se encontrana allí presente con el cántico “unidad de lxs trabajadores y al que no le gusta, se jode”. Se destacaron las columnas de Télam, Clarín, TV Pública, Página 12, Infobae y Tiempo Argentino, entre otras.

Este nuevo día del periodista se da en el marco de una pérdida masiva de los puestos de trabajo: en plena preparación de la jornada de movilización, el Grupo Olmos del Diario Crónica anunció el cierre de la revista 23 dejando a 15 familias en la calle. En Télam, despidieron 4 trabajadores mientras se intenta desguazar el sector publicitario de la agencia. En Infobae, la patronal intenta desconocer la representación gremial para otorgar aumentos salariales discrecionales. Para esto, se ampara en el propio Ministerio de Trabajo que avala las paritarias de hambre negociadas entre las cámaras empresarias y la vieja y vaciada UTPBA.

En las semanas previas a la marcha tuvo lugar una intensa actividad de agitación y difusión con asambleas por empresa, además de la pegatina de miles de afiches que inundaron el centro porteño con una consigna clara: “Sin trabajo, no hay libertad de expresión”.

También como expresión de la referencia conquistada por SiPreBA, un sindicato construido integramente por las y los delegados de base, la semana anterior a la marcha se realizó una multitudinaria fiesta organizada por el gremio que expresó el alcance y la masividad que está adquiriendo esta construcción gremial.

¡Viva la lucha de las y los trabajadores de prensa!

¡Basta de ajuste y precarización en los medios!