¡Libertad para Facundo Jones Huala ya!


Facundo Jones Huala fue detenido de forma arbitraria el 27 de junio a 50 km. de Bariloche, luego participar en la ceremonia del Wiñoy Tripantu (año nuevo mapuche). Fue trasladado a esa ciudad y posteriormente a la unidad 14 de Esquel, donde se mantendrá en prisión preventiva por 30 días. La detención de Facundo se debe a un pedido de captura internacional del gobierno de Chile, país en el que arriesga hasta 18 años de cárcel por el simple hecho de haber sido parte de distintos procesos de defensa territorial mapuche. Sin embargo esa causa ya fue resuelta en un juicio que finalizó el 1 de septiembre del año pasado en Esquel, que determinó la nulidad del proceso y la libertad inmediata del Lonko (líder, cabeza de Pu Lof en Resistencia de Cushamen).

Facundo es Lonko Wichafe de la comunidad mapuche, líder político, social y religioso dentro su pueblo. Es militante revolucionario del Movimiento Mapuche Autónomo de Puelmapu y de la Resistencia Ancestral Mapuche, organización caracterizada por acciones de confrontación directa con el capital transnacional y con la oligarquía criolla. Facundo es un prisionero político, y así se denomina él. Porque el poder y responsabilidad como lonko no puede más que vincularlo con una militancia activa por sus tierras y sus familias (lofs). Y esa militancia es la que lo transforma desde hace tiempo en un perseguido, hoy prisionero político.

El reclamo del pueblo mapuche de la región afecta directamente los terrenos del antiguo emporio británico de la Compañía de Tierras del Sud Argentino, que explotó a los peones de campo por más de 100 años y sometió a los pueblos originarios tehuelches-mapuches con salarios de hambre y condiciones laborales de esclavitud. En la actualidad, ese latifundio que también perteneció a la oligarquía ejecutora del exterminio de Julio Argentino Roca, es propiedad del magnate italiano Benetton.

Los pueblos originarios viven en un escenario de permanente agresión. La persecución, tortura, amedrentamiento que sufren a diario por defender sus tierras ancestrales se montan no solo a la figura conocida de parte de los uniformados de los fuerzas represivas, también, los latifundistas contratan sicarios para infiltrarse en dichas comunidades. Todos sus derechos son vapuleados y todo intento de organización para reclamar implica persecución, presos políticos, judicialización y represión.

Durante la campaña presidencial de Cambiemos, Macri posó ante el acampe QoPiWiNi instalado desde febrero del 2015 en Avenida de Mayo y 9 de Julio, que pedían por una reunión con Cristina Kirchner. El 11 de mayo del 2016, por decreto, se creó el Consejo Consultivo y Participativo de Pueblos Indígenas, que es presidido por el qarashe qom Felix Díaz, y que funciona dentro del ámbito de la Secretaria de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación. Entre sus objetivos figura el de proponer un proyecto de reglamentación del derecho de consulta previa, libre e informada, de los pueblos indígenas, establecido en el convenio 169 de la OIT, e impulsar el relevamiento y ordenamiento del territorio para “la efectiva posesión de las tierras por las comunidades”. Entre sus funciones están las de impulsar una reforma de la Ley sobre Política Indígena y apoyo a las Comunidades Aborígenes (N° 23.032) que proponga una reglamentación al derecho a la consulta previa, libre e informada que se establece en el convenio 169 de la Organización Mundial del Trabajo (OIT) sobre pueblos indígenas y tribales.

Moira Millán, referente mapuche y principal impulsora de la Marcha de Mujeres Originarias por el Buen Vivir, al crearse este organismo, opinó: “Son simplemente nuevas bases institucionales que van a reproducir lo que es una burocracia viciada, corrompida, para poder debilitar a nuestros movimientos que buscan detener la avanzada extractivista de las corporaciones. Este consejo sería útil para las empresas transnacionales. Necesitan que haya una institución con la cual cerrar acuerdos y que las luchas territoriales queden sin legitimidad y representación propia. Para reducir la representatividad indígena con los burócratas de turno del Estado. El despertar de los pueblos indígenas es el despertar de la Mapu, de la Pacha. El fortalecimiento espiritual de nuestros pueblos es el que nos va a conducir hacia la libre determinación política. Si recuperamos territorios y la comunicación con la tierra, ella misma, nuestros espíritus antiguos nos van a indicar el camino. Hay que dejar de confiar en los políticos de turno.”

El martes 4 de junio se realizó una concentración frente a Tribunales en la Ciudad de Buenos Aires para reclamar por la liberación de Facundo Jones Huala. La manifestación fue reprimida, y detuvieron a 4 compañeros y 3 compañeras de distintas organizaciones. Durante casi 36 horas fueron demorados en distintas comisarías y dependencias de la Policía Federal y en los tribunales de Comodoro Py, donde les imputaron los delitos de Resistencia a la autoridad e Intimidación Pública. Finalmente se logró su liberación el miércoles por la noche, pero la lucha por Facundo sigue.