Queremos la libertad para Victoria Aguirre


Victoria está presa por un crimen que no cometió. La justicia patriarcal y violentamente machista, la acusa de haber asesinado a su hija, a pesar de que todas las pruebas demuestran que el femicida es Rolando Lovera.
Lovera es la ex pareja de Victoria, varón violento que la mantuvo en cautiverio junto a su hija Selene, bajo la tortura sistemática y el perpetuo abuso. En reiteradas ocaciones ella pidió ayuda y varios testigos aseguran que Lovera mantenía prácticas violentas hacia Victoria y Selene. Sin embargo, para los jueces misioneros ella merece la prisión perpetua por ser, supuestamente, cómplice del femicidio de su hija.
En su relato Victoria cuenta los hechos, a pesar de las reiteradas interrupciones del fiscal y los jueces: tras el hostigamiento, las amenazas, el secuestro, los golpes, la tortura y los abusos, Lovera asesinó a Selene y obligó a Victoria a mentir en el hospital y ante la policía.
Ante los oídos sordos de la justicia que condena a Victoria por ser mujer y pobre, miles de mujeres salimos a las calles a exigir su libertad y absolución. 
Por una vida libre de violencias, basta de justicia patriarcal, basta de violencia machista. 
¡Para Victoria Aguirre, la libertad!