Prensa: ofensiva patronal y resistencia de las y los trabajadores


Los trabajadores y trabajadoras de prensa se encuentran enfrentando un fuerte ajuste por parte de las patronales desde la asunción del gobierno de Cambiemos. Actualmente hay conflictos en Página 12, Ámbito Financiero, Perfil, Infobae, Télam y Del Plata, por mencionar algunos. El SiPreBA es la única herramienta para organizar la lucha y enfrentar esta situación.

Las y los trabajadores de Página/12 se encuentran realizando paros hasta el cierre y quite de firmas: “ante la falta de condiciones laborales mínimas para ejercer nuestras tareas, decidimos en asamblea y por unanimidad parar hoy hasta el cierre de la edición como puntapié inicial de un plan de lucha que continuará hasta tanto se regularice la situación en el diario”, como señalaron en un comunicado.

La empresa propiedad del sindicalista y presidente del PJ porteño Victor Santa María dividió el pago del sueldo de mayo, junio y el aguinaldo. Tampoco abonó la primera cuota del aumento paritario. Además se viene procesando un vaciamiento cuya máxima expresión fue la decisión patronal de no pagar más taxis al Departamento de Fotografía para realizar coberturas, lo que pone en riesgo los puestos de trabajo de ese sector.

Por su parte, las y los compañros de Ámbito Financiero se declararon en estado de asamblea permanente frente al incumplimiemto del pago del aguinaldo y del salario de junio dentro de los plazos legales previstos. Una situación similar se registra en la editorial Perfil en donde se realizaron paros y retención de tareas en la última semana.

También hubo un paro de 24 hs en Radio Del Plata, donde ya se extienden desde hace un año y medio los incumplimientos salariales del Grupo Electroingeniería. En Infobae se registra un conflicto frente a la discriminación salarial que la patronal pretende ejercer contra las y los compañeros otorgando aumentos discrecionales y, en el mismo camino, imponer la multitarea.

En tanto, bajo un estricto clima de persecución gremial y terror patronal, el Grupo Olmos despidió 3 trabajadores del diario BAE y dos de Crónica. En estas empresas, durante el gobierno anterior, se pasó a ambas redacciones a una nueva razón social para excluir a sus comisiones internas y a lo más destacado del activismo. Por último, en las últimas horas se abrieron retiros voluntarios en CN23, empresa que el Grupo Indalo adquirió luego de la implosión del Grupo 23 vaciado de manera fraudulenta por Spolski y Garfunkel, que dejaría de producir contenidos para dedicarse solo a programas “enlatados”, lo que también pone en riesgo los puestos de trabajo de los cien compañeros que quedaron en la señal.

En este contexto, la ofensiva patronal no es sólo privada: en la agencia Télam, sus trabajadores encabezan la pelea contra el desguace del sector publicitario que, además de poner en riesgo fuentes de trabajo, pondría en manos privadas el manejo de los miles de millones de pesos de pauta oficial.

Desde el comienzo del gobierno de Cambiemos, el papel cómplice del Ministerio de Trabajo y el Enacom con las patronales ha llegado a niveles obscenos. Así ocurrió el vaciamiento completo del Grupo 23 el año pasado que dejó 800 personas en la calle.

Las patronales aspiran a imponer un ajuste estructural en el gremio de prensa, con menos trabajadores que absorban todas las tareas bajo el modelo de la multitarea.

Sin embargo, todas estas luchas tienen otro denominador común: la presencia y acompañamiento del Sindicato de Prensa de Buenos Aires, la única herramienta de organización y resistencia con la que cuentan las y los trabajadores de prensa. Así quedó en evidencia con la masiva movilización del #8J con la FATPREN que copó el centro porteño en defensa de los puestos de trabajo.
Rodear de solidaridad los conflictos y fortalecer la organización de base en cada lugar de trabajo son las tareas de la etapa para resistir el avance patronal.

¡Basta de despidos y ajuste!

¡No a la multitarea!