Pepsico en lucha: masiva jornada y acampe


Las y los trabajadores de PepsiCo mantienen con fuerza la pelea por su reincorporación, tras el cierre fraudulento y posterior desalojo de la planta por las fuerzas represivas. Más que nunca hay que reforzar la solidaridad, pelear por un paro general y por su triunfo.

Luego de la represión y salvaje desalojo de la planta Florida, que se encontraba ocupada por sus trabajadores/as en defensa de sus puestos de trabajo, el conflicto de las y los compañeros de la alimentación, se instaló en la agenda pública. La primera línea del gobierno tuvo que salir a defender lo indefendible: un desalojo violento y los despidos de la multinacional, a pesar del fallo de la Cámara Nacional del Trabajo que ordenó la reincorporación de un grupo de trabajadores/as.

En paralelo y a pesar de la furiosa campaña de los medios hegemónicos, la simpatía popular hacia esta pelea, crece como representación de una lucha en contra del ajuste y la precarización laboral que impulsa el macrismo y las patronales.
Por otra parte, como una gran muestra de solidaridad entre trabajadores y trabajadoras, el sábado 16 se realizó un masivo plenario de organizaciones que convocó a un importante festival para el día siguiente y a la Jornada de Lucha Nacional para el pasado martes 18.

La jornada del martes tuvo un carácter masivo, con una convocatoria central que partió desde el Obelisco, pasó por Plaza de Mayo y luego se dirigió al Ministerio de Trabajo. De la movilización participaron un amplio arco de organizaciones y sindicatos alineados con el kirchnerismo. También hubo concentraciones y actividades en otros lugares del país en donde acompañamos, como Mendoza y Mar del Plata.

Hacia el cierre de la jornada, las y los trabajadores de Pepsico instalaron una Carpa frente al Congreso para visibilizar el reclamo por la reincorporación y mantenerlo en la calle.

Como contracara de esta gran lucha que ha logrado un fuerte apoyo popular, se ubica la parálisis del STIA y la CGT. En el caso del gremio, la burocracia de Daer ha jugado abiertamente a favor de los despidos para desmantelar la organización combativa de la fábrica. El triunvirato, por su parte, producto de la presión convocó a una movilización…para dentro de más de un mes, completanente por fuera de los tiempos que requiere la lucha y con el objetivo de descomprimir sin ninguna otra perspectiva.

Es fundamental rodear de solidaridad el acampe de las y los trabajadores y acompañar todas las medidas que resuelvan por la victoria de su lucha. Del mismo modo, hay que desarrollar la coordinación por abajo por un paro general y un plan de lucha para derrotar el ajuste, los despidos, la represión y la reforma anti-obrera que prepara el gobierno.