Cumbre del Mercosur: Una conspiración contra Venezuela y los pueblos de América Latina


Hoy se reúnen en Mendoza, los mandatarios del bloque regional para abordar (como anticiparon todos los medios) la suspensión permanente de Venezuela ante la convocatoria a la Asamblea Constituyente del próximo 30 de julio y en segundo lugar, para avanzar sobre el Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea.

No resulta inocente en lo más mínimo que el centro de la cumbre del Mercosur esté puesto en la aplicación del “Protocolo de Ushuaia”, que habilita a la suspensión permanente de un miembro y que en este caso sea utilizado en contra del gobierno de Caracas.

Sin embargo mientras los mandatarios hablan sobre la supuesta falta de democracia en Venezuela, el bloque en su mayoría es cómplice de las violaciones a los Derechos Humanos por parte del Estado en México o Colombia, o por caso festejan la libertad de Leopoldo López, mientras Milagro Sala continúa presa.

Frente a un estancamiento económico y el agravamiento de las penurias populares resultado de la apliacación de las recetas de ajuste neoliberales, el binomio derechista Macri-Temer intenta consolidar con esta cumbre su liderazgo regional y estabilizar así el ciclo político abierto con su ascenso al poder, con golpe definitivo contra el gobierno de Nicolás Maduro. Para esto cuentan con el respaldo abierto y desembozado del imperialismo yanqui.

El enorme despliegue de la oposición escuálida, los gobiernos derechistas de la región y el imperialismo, para sabotear la Asamblea Constituyente, expresan la potencialidad en la movilización de masas que encierra esta iniciativa y se ha convertido en necesidad de primer orden, la defensa de su realización.

Por otro lado, está previsto que los países del bloque intenten avanzar en la negociación de un Tratado de Libre Comercio con la Unión Europea. Si bien este acuerdo es algo a largo plazo, ya que requiere la aprobación parlamentaria de todos los países integrantes, se inscribe en la perspectiva de una “apertura total” a los mercados extranjeros y, en pos de alcanzar la competencia requerida por el capital, profundizar la flexibilización del trabajo.

En resumidas lineas, mientras los pueblos de América Latina sufren día a día más hambre y miseria, los gobiernos trabajan para profundizar esta entrega e imponer una derrota a las masas de toda la región.

Abajo la cumbre reaccionaria del Mercosur

Defendamos a Venezuela y a la Asamblea Constituyente

No al TLC con la Unión Europea