26 de julio: Asalto al cuartel Moncada, el inicio de la Revolución


Este 26 de julio se cumplen 63 años del heroico asalto al cuartel Moncada en Cuba. Aquel día de 1953, una generación de jóvenes encabezada por Fidel Castro, decidió decir basta y echar a andar en el camino de la rebelión. En ese asalto frustrado a un cuartel de la tiranía empezó la revolución en la isla y en Nuestramérica.
 
Donde todo comienza
Los casi 150 jóvenes, liderados por Fidel y Raúl Castro junto con Abel Santamaría, acompañados por destacados luchadores y luchadoras, como fue el caso de Melba Hernández y Haydée Santamaría, llevaron adelante las acciones del asalto. Tal vez no sabían que con su decidida acción cambiarían nuestro continente para siempre, dando inicio a una serie de batallas que 6 años después lograrían eso que muchos decían que no era posible: comenzar la construcción del socialismo en América latina.
Aquellos militantes se alzaban en contra de la dictadura más sangrienta, entreguista y decadente que había tenido la isla. El lugar elegido para el levantamiento era la oriental provincia de Santiago de Cuba, de una rica historia de resistencia y combatividad. Ahí se hallaba bastión militar de la tiranía. El cuartel Moncada fue objetivo de esta acción revolucionaria, que estaba concebida como inicio de una sublevación popular y perseguía el fin de aprovisionarse de armas. El asalto, que fue derrotado militarmente y que generó un duro golpe para los rebeldes, trajo consigo numerosas bajas para los insurgentes: algunos cayeron en combate durante el enfrentamiento, muchos otros mediante ejecución, torturas mediante, de los que eran tomados prisioneros.
Pese a la dura derrota, la acción trazó una línea divisoria en la historia reciente de la isla: el levantamiento fue un símbolo de lucha que retomó una generación dentro y fuera de Cuba; fue una batalla de resultado adverso pero que marcó el camino para que seis años después el ejército rebelde, de la mano del Movimiento 26 de julio y acompañado por diversas manifestaciones de lucha desde la montaña y el llano, lograra derrotar a la dictadura de Batista y emprender el camino para que Cuba se librara del imperialismo yanqui y comenzara la construcción del socialismo en nuestro continente. Esa acción, y la Revolución Cubana misma, alentaron experiencias que se plantearon no sólo una política asentada en la clase trabajadora y el pueblo desde una perspectiva socialista, sino la posibilidad concreta de la lucha por el poder.
Patria es humanidad… y socialismo
Es enorme el legado de Revolución Cubana, de Fidel, el Che, Camilo Cienfuegos y tantos otros destacados revolucionarios; pero sobre todo, de su pueblo firme. Hoy, en un período donde lo que se despliega por nuestro continente es la contrarrevolución, Cuba sigue resistiendo. Con dificultades enormes y siendo un  proceso no exento de errores, el pueblo cubano sigue de pie. A 63 años de aquel levantamiento, somos muchos los que rendimos nuestro homenaje a aquellos revolucionarios. Lo hacemos sabiendo que, como decía Martí, Patria es humanidad. Nuestra Patria es América Latina; nuestro compromiso, como el de los cubanos y su internacionalismo, pelear contra cualquier injusticia que se cometa contra el pueblo en cualquier lugar del mundo. Sabemos que más allá de las declamaciones, es la praxis la que transformará nuestro mundo en un lugar digno de ser vivido. Y que esa transformación tiene un solo signo posible: la revolución socialista, el fin de la explotación y de todo tipo de opresión.
Contra los vientos reaccionarios que soplan en nuestra región, alzamos nuestro puño en homenaje a los caídos del Moncada, que son los caídos en cada pelea por la revolución en este ancho suelo que es nuestro continente.
Como ellos, podemos decir que pese a las derrotas sufridas, lo sabemos:
Venceremos.