Mendoza: El laboratorio anti obrero


Luego de la referenciación nacional del ITEM AULA, como “heroica gesta” del gobierno antipopular y antiobrero de
Alfredo Cornejo, en la legislatura provincial, se volvió a producir otro infame avance contra los derechos de los/as
trabajadores/as. Se trata de la creación de un organismo denominado Oficina de Conciliación Laboral Obligatoria
(OCLO), dependiente de la subsecretaría de Trabajo de la provincia.

En términos políticos, se venía instalando hace semanas, a partir de la mención en varios discursos del gobernador
(alumno predilecto del presidente), la necesidad de ponerle “un cepo” a la “industria mafiosa de los juicios laborales”, en sintonía con la fraseología que viene utilizando el gobierno nacional para darle luz verde a la “reforma laboral”, la cual viene siendo la punta de lanza de los actuales avances brutales contra los/as laburantes de la derecha continental, a partir del “ejemplo” de Brasil.

Si bien la creación de esta oficina intenta maquillarse como un intento de “intervención” efectivista sobre la “cantidad” de litigios laborales existentes, con la excusa de una “Justicia colapsada”, lo que hace no es más que poner mayores impedimentos de los actuales para acceder a la justicia laboral en el caso de los/as trabajadores/as.

Recordemos que este avance ya viene implementándose en la ciudad de Buenos Aires con terribles resultados en
perjuicio de los trabajadores, a partir del SECLO (Servicio de Conciliación Laboral Obligatoria es la “instancia
administrativa obligatoria previa al inicio de la demanda judicial”) https://www.argentina.gob.ar/trabajo/seclo
En dialogo con la reconocida abogada laboralista local Romina Slipak nos decía: ..”Es muy grave, esta ley Implica que los/as trabajadores/as se verán OBLIGADOS/AS a ir a una instancia de conciliación/mediación, esto en primer lugar obstruye a los trabajadores y trabajadoras el recurrir a la justicia en caso de conflicto laboral, en segundo lugar la gravedad se incrementa al ser la subsecretaría de trabajo un organismo que pertenece y es dirigido por el ejecutivo
con clara direccionalidad e intencionalidad política”.

Para ser más gráficos no olvidemos el cinismo con que fue recibido este gobierno por los grandes empresarios locales: “El dueño de IMPSA cedió al Estado una vivienda de grandes dimensiones para que sea habitada por el gobernador” (Diario Uno 15 de abril 2017)”, titulaban los diarios ante los obsequios de uno de los empresarios más importantes de la provincia.

A esto Slipak agregaba: ”A la gravedad de la direccionalidad del ejecutivo, hay que agregar el contexto de total
vulnerabilidad que viven los/as trabajadores/as, obligados a sentarse de hecho en condiciones desfavorables. Esto se
ve agravado por el contexto de despidos y crisis, por ejemplo, en el caso de una negociación indemnizatoria será
tendiente a la baja de lo que les corresponde a los trabajadores justamente por este contexto de presión económica
global sobre los bolsillos de los que menos tienen”.

“Además, entre otros aspectos, desde la perspectiva del derecho laboral es gravísimo, cuando los trabajadores son
“sujetos de preferente tutela constitucional”, ahora se pretende obligarlos a conciliar para reclamar sus derechos,
cuando, por ejemplo, cualquier ciudadano civil que inicia una demanda por daños y perjuicios, no tiene que pasar por esto, y a este sujeto (trabajador/a) que supuestamente tenemos que defender con privilegio sobre otros por su
vulnerabilidad, se lo termina perjudicando con preferencia”.

Con estos elementos, queda al descubierto, una vez más, la intencionalidad profundamente ligada a instalar en el
sentido común de la población otra batería de argumentos anti obreros, con la gravedad de implementar de a poco
estos avances sumamente graves sobre nuestros derechos, con direccionalidad ensañada, constituyendo nuevos
ensayos de avances feroces con todo y a pesar de todo. Una nueva oportunidad para el gobierno de medir las fuerzas
de resistencia del pueblo trabajador, y una nueva oportunidad para nosotros/as los/as trabajadores/as, para tomar
conciencia de la necesidad de la lucha y la organización, movilizándonos en UNIDAD no solo para frenar el ajuste, sino para dar vuelta la tortilla a favor del pueblo pobre y trabajador.