Por la reincorporación definitiva de los despedidos: continúa la lucha en Cresta Roja


El jueves 20 de julio, la patronal de Cresta Roja, Proteinsa SA quiso darles un escarmiento a los trabajadores. Con la prepotencia y el mal trato habitual, pretendió que los trabajadores acepten pasivamente el despido de 51 trabajadores. ¿La causa? No acepta que en su empresa los trabajadores decidan libremente quienes deben ser sus delegados.

En una asamblea desarrollada en planta 2 decidieron, democráticamente, destituir a la Comisión Interna que estaba en funciones porque entendieron que jugaban a favor de la patronal en lugar de defender sus derechos. En la misma asamblea resolvieron que cada sector nombre a sus representantes, en forma transitoria, hasta que se llame a nuevas elecciones.

El señor Santiago Perea, la cara visible de la empresa, no estuvo de acuerdo y decidió despedir a buena parte de los representantes y algunos trabajadores más quienes, evidentemente, fueron “marcados” como “rebeldes” por la Comisión Interna destituida. Perea no tuvo mejor idea que llamarlos públicamente barrabravas.

Pero Cresta Roja tiene historia y presente de lucha. Pararon la planta 2 y lograron que el sindicato se haga cargo de sus obligaciones, cosa que no lo venía haciendo desde hace mucho tiempo. Cortaron la autopista Ezeiza-Cañuelas en conjunto con la planta 1 hasta que lograron un primer objetivo: conciliación obligatoria por 15 días con los compañeros despedidos adentro y trabajando.

De aquí en más se organizarán para resistir los atropellos de Proteinsa y se dé marcha atrás, y en forma definitiva, con los despidos injustificados. Es probable que la empresa vuelva al ataque después del período de conciliación para “sacarse de encima” a los representantes. Dependerá de los trabajadores que esto no suceda. Con las plantas unidas, con los trabajadores organizados, no les será fácil a la patronal imponer sus decisiones arbitrarias.

Además los laburantes de Cresta Roja cuentan con la solidaridad de innumerable cantidad de trabajadores de diferentes empresas y gremios, de organizaciones sociales y políticas. En esta pulseada no están solos porque han sabido ganarse el apoyo que reciben por sus derechos.

Desde el FU IR-HN seguiremos acompañando y apoyando todas y cada una de las medidas que resuelvan implementar.