Se agrava la persecución contra la comunidad mapuche


El pasado lunes por la mañana, la policía junto con divisiones de gendarmería nacional de Río Negro reprimieron salvajemente la movilización convocada por mapuches, organizaciones sociales y de derechos humanos, que exigen la libertad del Lonko Facundo Jones Huala, que desde el 27 de junio está detenido a la espera de que avance el pedido de extradición solicitado por la justicia chilena.

La represión fue brutal. No sólo contó con fuerzas policiales locales, sino también con agentes de la Policía de Seguridad Aeroportuaria, Gendarmeria Nacional y el Cuerpo de Operaciones y Rescate (COER), que se llevaron a 9 personas detenidas (7 hombres y 2 mujeres) que recibieron golpes y lesiones mientras se encontraban detenidos/as. Sus compañeros/as anunciaron que realizarán acciones en conjunto con organismos de Derechos Humanos para denunciar el atroz procedimiento.

La persecución que viven los pueblos originarioas es moneda corriente:. Recordemos que Facundo Jones Huala fue detenido de forma arbitraria el 27 de junio a 50 km. de Bariloche, luego participar en la ceremonia del Wiñoy Tripantu (año nuevo mapuche). Fue trasladado a esa ciudad y posteriormente a la unidad 14 de Esquel con prisión preventiva por 30 días (plazo que ya fue cumplido y del cual no se tiene una notificación precisa de la situación). Si bien la detención de Facundo se debe a un pedido de captura internacional del gobierno de Chile, país en el que arriesga hasta 18 años de cárcel por el simple hecho de haber sido parte de distintos procesos de defensa territorial mapuche, esa causa ya fue resuelta en un juicio que finalizó el 1 de septiembre del año pasado en Esquel, que determinó la nulidad del proceso y la libertad inmediata del Lonko.

No sólo el gobierno provincial hostiga y persigue a las comunidades, sino que mantiene una clara alianza con el empresariado que busca adueñarse de las tierras de las comunidades y pone a disposición las fuerzas represivas para lograrlo. Este plan sistemático de persecución no conoce fronteras: el pasado 4 de junio, durante una concentración frente a Tribunales de la Ciudad de Buenos Aires para reclamar la libertad del Lonko, la policía local reprimió dejando un saldo de 7 detenidos/as de distintas organizaciones.
El mensaje, es claro: si hay lucha, hay persecución.

Mientras tanto, las y los detenidos siguen privados de su libertad, a pesar de haber pasado más de 24 horas encerrados/as bajo la excusa de tener que prestar hoy declaración indagatoria. El pedido de excarcelación ya fue presentado y el juez sigue sin dar respuestas. Al mismo tiempo, Gendarmería Nacional divide la fuerza de los manifestantes y amenaza hasta este momento, con desalojar el predio de Vuelta del Río donde viven las comunidades mapuches.

Desde el Frente Único IR-HN decimos:
¡No más presos/as por luchar! ¡Libertad YA de Facundo Jones Huala y sus compañeros/as! ¡Basta de perseguir a los pueblos originarios!