Baby con nosotras NO


La violencia hacia las mujeres y disidencias sexuales en los medios de comunicación es moneda corriente. Incluso a pesar de las múltiples legislaciones que debieran regular los contenidos. A principios de julio, la Campaña Nacional contra las Violencias hacia las Mujeres (CNCVM), con el patrocinio de CORREPI y el Colectivo de Abogadxs Populares La Ciega, consiguió ser incorporada como parte querellante en la denuncia contra Baby Etchecopar por instigación a cometer delito, intimidación pública y apología del crimen.

Dos meses atrás, en el marco de una medida de lucha de la CNCVM se lo denunció en la puerta de su radio, por afirmar tras el femicidio de Micaela, que las violaciones son “por provocación de las nenas”. Etchecopar respondió dando nombres y teléfonos de la voceras al aire e incitando a violentar a las compañeras.

A partir de movilizarnos, logramos frenar que el fiscal Guillermo Marijuan minimice el hecho a un simple hostigamiento y que el juez Rafecas tuviera que recibirnos, resolviendo así que la causa se trata de delitos de carácter criminal, ya que se reconoció que las amenazas fueron coactivas y de intimidación pública. La causa pasa así a competencia del fuero Criminal y Correccional de la Justicia Nacional .

Estos hechos no son aislados, sino que constituyen claros ejemplos de violencia de género mediática y del Estado, y se inscriben en un intento de aleccionar al movimiento feminista organizado que sale a las calles a exigir sus derechos. Por eso decimos #BabyConNosotrasNo.