La juventud y las elecciones ¿Otra vez la vas a mirar por TV?


Hace semanas los medios insisten en el interés de la mayoría de los partidos en captar el voto juvenil. Marketing, redes sociales, influencers, promesas. Sin embargo, lo que proponen todos los candidatos del sistema es mayor criminalización de la juventud, menos oportunidades para estudiar y desarrollar una vida plena. La construcción de Poder Popular y la participación con candidatos/as propios/as en las listas del FIT son una herramienta de intervención y organización.
Mejor no hablar de ciertas cosas
Las y los jóvenes componemos una importante porción de la población de nuestro país, siendo el 15,7% de los y las habitantes, expuestas/os a los peores niveles de vulnerabilidad y precarización. Nos constituimos como un sector con demandas, preocupaciones y reivindicaciones específicas.

Nos toca comenzar a enfrentar la vida por nuestros medios en una situación adversa: ingresar al mercado laboral en condiciones de fuerte precarización, gran porcentaje de desempleo, soportar en las barriadas populares el hostigamiento y la represión policial y, a fin de cuentas, todo un sistema que se presenta como un muro entre nosotros y nosotras y nuestros proyectos artísticos, musicales, de viaje, profesionales, de vida, que se nos colocan cada vez más lejanos.

Desocupación Juvenil: 18,9% en 2017 

Precarización laboral juvenil: 46% en negro.

Pobreza infantil- juvenil: 58,7%. 51% (en la franja de 13 a 17 años), 55,3 % si la jefa de hogar es mujer y 51,6% si es menor de 25 años.

Gatillo Fácil: 1 pibe es asesinado cada 25hs por las fuerzas represivas del Estado

Femicidios: del total el 48,2% fueron niñas y adolescentes
En este marco, en los últimos años, las y los jóvenes hemos recuperado un protagonismo político con acciones de lucha como las peleas por la educación pública y contra las políticas represivas y la participación destacada en el movimiento de mujeres y en las luchas de las y los trabajadores, entre otras.
En este contexto resistimos organizadamente bajo la certeza de que este mundo injusto y opresor puede ser distinto y asumimos como un campo más de batalla estas elecciones legislativas entre tantos otros que cada día transitamos, como nuestros centros de estudiantes, nuestros lugares de estudio, nuestras barriadas, nuestros trabajos y sindicatos. Es para nosotras/os una necesidad urgente construir una alternativa política que nos contenga como partícipes activos, con propuestas propias acerca de cómo queremos vivir hoy y cómo proyectar nuestro futuro.

Qué papel debe jugar la juventud en el escenario actual

Este gobierno condena a las y los jóvenes a tener cada vez peores condiciones de vida. Las políticas del macrismo se evidenciaron en la Expo Empleo Joven, donde a los cientos de miles que nos acercamos lejos de ofrecernos oportunidades y herramientas concretas para conseguir un empleo que cumpla con condiciones básicas, que nos permita continuar con nuestros estudios, nos encontramos con pasantías gratuitas de hasta 2 años. En el mismo sentido lo demostró el recorte de las AUH (Asignación Universal por Hijo/a) con impacto en la deserción escolar, así como el recorte de decenas de miles de Planes Progresar. Lo demuestran también los proyectos de baja de la edad de imputabilidad, que pretenden condenar a nuestros pibes y pibas mientras tapan la urgente situación de pobreza y vulnerabilidad a la que estamos expuestos; lo demuestran también las políticas de ajuste en la educación pública, desarrollando un enfrentamiento descarnado contra nuestros docentes para precarizar sus condiciones de trabajo, disminuyendo presupuesto, con edificios que se caen a pedazos, con avances represivos y antidemocráticos en nuestras currículas, con la eliminación de las jornadas para abordar la Educación Sexual Integral y la introducción de ONGs y de la iglesia católica abonando a un discurso conservador en términos de diversidad sexual y géneros.
El gobierno prepara, para aplicar luego de octubre, una profundización de las reformas neoliberales en materia de trabajo y educación. Su avance es nuestro retroceso, ya que implicará peores condiciones laborales y la privatización de la educación pública, gratuita y laica, es decir, un vaciamiento aún mayor cuando ya las escuelas y universidades se caen literalmente a pedazos.

En este escenario, algunos proyectos políticos que se presentan como la única oposición con capacidad de resistir el ajuste y que quieren canalizar la resistencia de la juventud, no llaman concretamente a que nos movilicemos. Sólo nos invitan a participar twitteando y votando el 13/8, mientras los “políticos profesionales” hacen todo por nosotros/as.
Muchos de esos armados son los mismos que le votan las leyes ajustadoras al macrismo, como la de los Fondos Buitre entre muchas otras; desmovilizan y sostienen a las burocracias cómplices, muestra del pacto de gobernabilidad que el conjunto de la oposición, exceptuando a las organizaciones de izquierda, sostienen con el gobierno. No nos proponemos ser una “oposición responsable”, que repita que “hay que dejar gobernar”; queremos enfrentar a fondo el ajuste y las reformas que promueve este gobierno.
Por eso es que, en estas elecciones ponemos en pie, en la calle, una herramienta política frentista que visibiliza y potencia al máximo nuestra perspectiva de cambio social de raíz, con vocación de unidad frente al ajuste pero con el objetivo estratégico de construir una Argentina sin hambre ni explotación. Desde una perspectiva de unidad, nos disponemos a fortalecer la presencia de la izquierda en el terreno electoral. Consideramos que estas elecciones son una oportunidad para salir a la calle a discutir con otros jóvenes como nosotros y nosotras que otro proyecto de país es posible. Debemos transformar la indignación que nos genera cada avance macrista sobre nuestras condiciones de vida, en fortaleza para salir a organizar a más y más, porque otra vida es posible.

¡Mujeres jóvenes al frente! Nuestras compañeras en Poder Popular

SUYAI LUTZ , 26 años – Abogada. Referente y fundadora del Frente Juvenil Hagamos lo Imposible y de la Juventud del Frente Único HN-IR- Pre-candidata a Concejal por Poder Popular en el FIT- Quilmes, Bs As –

“Por eso la importancia de esta nueva herramienta que expresa una opción política de esta parte de la izquierda, que lucha por el socialismo y donde la juventud juega un papel fundamental, donde los y las jóvenes podemos encontrar un espacio para ORGANIZARNOS Y LUCHAR. Sin ORGANIZACIÓN PERMANENTE, en nuestros espacios de estudio, en los lugares de trabajos, en las organizaciones de mujeres y disidentes, en el movimiento antirrepresivo, en los centros culturales, sin convencer a nuestros pares de que hay una alternativa de dignidad para esta generación, nada de esto tiene sentido. Como jóvenes tenemos la responsabilidad histórica, de tomar el futuro en nuestras manos para que todo sea definitivamente, como lo soñamos”.
ERIKA ITURMENDI, 30 años. Presidenta del Centro de Estudiantes del IPA, Pre candidata a Concejal por Poder Popular en el FIT – Mar del Plata, Bs As –

“Debemos luchar por un sistema único nacional educativo, contra la fragmentación y el vaciamiento. Por mayor presupuesto nacional. Necesitamos crear organismos de poder estudiantil como centros de estudiantes a lo largo y ancho del país, y recuperar los que existen en manos de organizaciones que no se ponen al frente de las luchas. Luchar por el boleto estudiantil a nivel provincial. Planes de becas integrales y trabajos dignos que nos permitan seguir estudiando.
En la educación superior, en cada cierre de cuatrimestre vemos como compañeros y compañeras desertan. En la principal universidad del país el 80% de los estudiantes tenemos que trabajar para poder estudiar”.
GRACIELA GARÍPOLI, 24 años. Estudiante de la Licenciatura en Trabajo Social en UnCuyo y precandidata a Concejal de Poder Popular- Godoy Cruz – Mendoza.

“Tenemos que denunciar la situación de doble vulnerabilidad en la que vivimos las mujeres jóvenes, visualizar la larga cadena de violencias que recaen con todo su peso sobre las mujeres trabajadoras y específicamente en las jóvenes de barrios populares quienes transitamos embarazos no planificados, nos hacemos cargo de las tareas domésticas y del cuidado de nuestros/as hermanos/as e hijos/as, en simultáneo muchas veces. Nos vemos obligadas a tener que completar los estudios secundarios a la par de que tomamos algún trabajo por lo general precario, mal pago y muy inestable. La utilización de nuestros cuerpos como variable para aumentar las ventas, nos expone a una situación de peligro recurrente, siendo innumerables los casos de entrevistas producto de anuncios engañosos utilizados por las redes de trata como método de captación de jóvenes”.

Por una juventud digna y de pie
De lo que se trata no es de quedarnos en la mera denuncia. Tenemos experiencia organizativa y gracias a ella hemos podido plantear propuestas concretas ante nuestros problemas. Sabemos que la juventud debe luchar por conquistar un primer trabajo digno, una educación pública gratuita y de calidad; que debemos luchar contra la criminalización de la juventud y por más espacios culturales, contra los estereotipos y la violencia machista que nos imponen a las mujeres jóvenes; sabemos que todo esto es posible si plantamos un proyecto político que haga frente a quienes hoy están hipotecando nuestro futuro para beneficiar a los empresarios y poderosos!