¡Justicia por Ayelen!


¿Otra más y van?, entre tantas, pero como todas no era una más. Ayelen Gomez apareció asesinada el sábado 12 de agosto en club lawn tenis del parque 9 de julio, San Miguel de Tucumán. Su cuerpo según las primeras autopsias, registraba signos de asfixia.

Ayelen era una piba trans, humilde trabajadora, que el 19 de abril del 2012 al regresar de un boliche de la capital tucumana, fue maltratada, amenazada y violada por efectivos de la comisaria segunda de esta localidad. Ella misma juntando coraje y fuerza se animó a denunciar la violencia y el hostigamiento policial, no sólo para que no le vuelva a pasar a ella, sino para que otras trans no sufran el mismo destino.

Esa misma noche fue arrestada en la misma comisaría y encerrada en un calabozo apodado como “el chancho”. Lugar inhumano y sucio. En su denuncia pública ante los medios locales, Ayelén no sólo denunció su violación, el abuso de autoridad y el maltrato, sino también denunció cómo la policía la obligaba a pagar con dinero, para bajar su condena por falsos robos o agresiones a la autoridad.

Desde el Frente Único IR-HN saludamos y apoyamos las diferentes iniciativas que se desarrollaron en distintos puntos del país, como la vigilia en Buenos Aires el pasado jueves 17 de agosto y la marcha en San Miguel de Tucumán. A su vez, exigimos justicia por ella y por todas las trans de nuestro pueblo, que son hostigadas y violentadas cotidianamente, por su condición de clase y de género.

Ayelén no sólo tuvo que enfrentarse a la muerte, a la violación y al maltrato, que ya es muchísimo, sino también a la discriminación constante por el hecho de tener una orientación y decisión sexual distinta. Ella, como todas las trans, se enfrentó a la tremenda incertidumbre de no saber si superará la expectativa de vida de más de 30 años o si podrá encontrar un trabajo digno y ser aceptada por el entorno más cercano. También enfrentarse a los abusos policiales, abusos sexuales, maltratos y hostigamiento.

Ser trans en Argentina, es enfrentase a la muerte cara a cara, toda una corta vida. A pesar de la Ley de identidad sexual y la ley de cupo laboral trans/travesti en la Provincia de Buenos Aires, el estado de situación en la cual vive una trans en nuestro país, es alarmante. El Estado es el principal responsable de todos los transvesticidios, así como de no garantizar las condiciones para una vida saludable, el acceso a un trabajo digno y el derecho a una vida libre de violencias.

Exigimos justicia por Ayelén y por todas las víctimas de la violencia machista.

Denunciamos los abusos policiales y a toda la institución represiva, que no sólo ejecuta la violencia contra nuestras mujeres, trans y travestis, sino que mantiene una relación de connivencia con las redes de trata y proxenetas.

Basta de violencia machista, basta de trasnvesticidios, travesticidios y femicidios.

Por una vida libre de violencia machista

¡Para que el capitalismo y el patriarcado caigan juntos!