A 45 años de la masacre de Trelew: La unidad de los revolucionarios sigue siendo la tarea central


El optimismo histórico (Raúl González Tuñón)
Yo sé que todo cambia,
que nada se detiene,
ni un árbol se detiene
y aun la piedra es viajera.
La soledad no existe,
el mundo es compañía.
Ni la muerte está sola.
Todo lo que es, es lucha.
Soy inmortal, pues paso.
Sólo la estatua queda.
Y aun ella se mueve.
En vano os empeñáis
en detener la historia.
¡Sé que llegará el día!
También lo sabe el sol.
GLORIAS – Juan Gelman
¿Era rubia la pulpera de Santa Lucía? ¿Tenía los ojos celestes?
¿Y cantaba como una calandria la pulpera?
¿Reflejaban los ojos la gloria del día?
¿Era la gloria del día inmensa luz?
Son preguntas inútiles para este invierno
no se las puede echar al fuego para que ardan
no sirven para calentar en el país
no sirven para calentar al país helado de sangre.
Por una sábana de luz iría la pulpera santa voz
graciosamente moviendo sus alrededores sus invitaciones
y el olor de sus pechos y la penumbra de sus pechos
hacían bajar el sol sobre la pampa bajaban a la noche como un telón.
¿Quién no se iba a perder en esa noche? ¿Quién no se iba
a encontrar allí mismo pasando
su furia por la suavidad que la pulpera fundó?
Horas se podría estar contando esta historia y otras aparejadamente tristes
sin calentar un solo gramo del país sin calentarle ningún pie
¿Acaso no está corriendo la sangre de los 16 fusilados en Trelew?
Por las calles de Trelew y demás calles del país ¿No está corriendo ésta?
¿Hay algún sitio del país donde esa sangre no está corriendo ahora?
¿No están las sábanas pegajosas de sangre amantes?
¿Y llena de sangre la pulpera y sus ojos celestes ahogados en sangre?
¿Y la calandria hundida en sangre y la gloria del día
con alas empapadas de sangre sin poder volar?
¿No hay sangre en la penumbra de tus pechos amada?
¿Y dónde no la hay esa sangre caída de los 16 fusilados en Trelew?
¿Y no habría que ir a buscarla?
¿Y no se la habría de oír en lo que está diciendo o cantando?
¿No está esa sangre acaso diciendo o cantando?
¿Y quién la va a velar? ¿Quién hará el duelo de esa sangre?
¿Quién le retira amor? ¿Quién le da olvido?
¿No está ella como astro brillando amurada a la noche?
¿No suelta acaso resplandores de ejército mudo bajo la noche del país?
Con sangre verdaderamente están regando el país ahora
oh amores 16 que todavía volarán aromando
la justicia por fin conseguida el trabajo furioso de la felicidad
oh sangre así caída condúcenos al triunfo
Como calandria de sus pechos caía y
como sangre para apagar la muerte y
como sangre para apagar la noche y
como sol como día.
¡Gloria a las y los 19 fusilados el 22 de Agosto de 1972 la noche de Trelew!

Mientras que este 22 de agosto nosotrxs andamos necesitando un paro general ya y un plan de lucha con urgencia para frenar la avanzada neoliberal pro yanky; traemos a la memoria que hace 45 años 16 combatientes del PRT-ERP, Montoneros y FAR cuyo promedio de edad fue 23 años, fueron fusiladxs en Trelew siendo hasta hoy el mayor ejemplo de la potencia de la Unidad de las y los Revolucionarios.

Quizás haya quienes se pregunten el sentido de estar recordando este hecho histórico. No es nuestra intención hacer una efeméride cronológicamente ordenada sino recuperar activamente los elementos centrales de la estrategia de poder que el PRT-ERP trazó para nuestro país en el contexto nuestroamericano de la época. De ellos nos nutrimos, buscando el destino de nuestras luchas, y aun de nuestras derrotas. Hoy que hace 21 días Santiago Maldonado esta desaparecido, que otra vez nuestra Patagonia sufre y se rebela, resulta indispensable asumir en nuestra militancia concreta las mejores lecciones de nuestros mejores cuadros, de nuestras más avanzadas experiencias de resistencia y lucha. En el ejemplo de Trelew se sintetiza para nosotras y nosotros un perfil de militancia que asume la integralidad de la lucha por una vida digna, por una vida que sea vida y no muerte.

Trelew mostró lo que hasta hoy, aquellos que matan siguen queriendo negar, mientras, como diría Santoro : yo amo, tú escribes, él sueña, nosotros vivimos, vosotros cantáis. Lograron hacer lo que nadie imaginaba, los mandaron a la cárcel más segura de todas y sin embargo hubo un plan a la sombra del enemigo sin que se diera cuenta. Bajo sus propias narices, bajo su bigote, lo dejaron en ridículo. Hasta hoy podemos ver que es posible luchar por nuestros sueños de liberación, que es posible si la buscamos, si la preparamos y también sabemos lo que serán capaces de hacer. Hoy conocemos mejor a nuestro enemigo de clase en gran parte gracias a las y los héroes de Trelew, gracias a los/as 30 000. Hoy contamos con más herramientas para forjar nuevos amaneceres.