Entrevista a Sebastián Henríquez: El SUTE es una primera línea de defensa


Entrevistamos a Sebastián Henríquez, secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Educación (SUTE) de Mendoza y candidato a secretario general por la lista Multicolor en las elecciones en CTERA. Aquí realiza un balance de la nueva conducción del gremio y de la tareas de la docencia frente al ajuste y las reformas de Cambiemos.

A Vencer-La Llamarada: Este 26 de agosto cumplieron un mes de conducción en el gremio: ¿cuál es el balance de este periodo?

Sebastián Henríquez: Ha sido un mes intenso trabajo y que estamos afrontando con mucho entusiasmo. Además ya empezamos a perfilar cuál será la orientación de este nuevo SUTE. En apenas un mes tuvimos que enfrentar los primeros desafíos con el gobierno. Uno de los hechos notorios fue la decisión de que celadores trabajaran el domingo 13 de agosto luego de finalizadas las elecciones. En un principio, el gobierno no estaba dispuesto a ceder nada, pero gracias a la presión de las escuelas y el sindicato logramos que se rectificara en varios aspectos, como pagar esa jornada de trabajo. En esa coyuntura realizamos nuestra primera acción, una concentración en Casa de Gobierno en la que se estuvieron presentes casi 500 delegados y delegadas escolares. Dimos un salto cualitativo importante frente a las raquíticas acciones que pudo hacer la conducción anterior en el último tiempo.

En simultáneo, enfrentamos arbitrariedades como controles médicos sorpresivos en las escuelas y salimos a contestar todas a cada una de las acciones del gobierno. Cornejo, sin duda, está midiendo la capacidad de respuesta nuestra. Además, nos manifestamos en el “III Pre-foro sobre Calidad Educativa” organizado con el auspicio del Consejo Empresario Mendocino, denunciando la orientación de la reforma educativa que se impulsa desde el gobierno. Hecho que, incluso, nos encontró en unidad con otros sindicatos de estatales, lo cual será otra de características de esta conducción.

AV-LL: A propósito de la reforma educativa de Cambiemos, ¿cómo la definirías?

SH: El centro de la cuestión es que este gobierno está empecinado en darle certidumbres a los empresarios e inversores. El ex Ministro de Educación, Esteban Bullrich, dijo que hay que preparar alumnos para la incertidumbre. ¿Qué quiere decir preparar alumnos, futuros trabajadores, para la incertidumbre? Los preparan para no tener un trabajo estable o para que sean emprendedores eternos, con relaciones laborales informales. Por eso todo, lo que hacen en materia de reforma educativa perjudica el nivel y la calidad educativa.

La escuela hacia la que apuntan es una escuela autogestionada. Es una reforma con varios frentes abiertos. Van a ir trabajando por escuela, desde abajo. Van a hablar con el directivo, le van a poner un empresario al lado, luego se presentará un proyecto que consiga más plata para la escuela y el directivo contará su experiencia que queda como modelo, esa la reforma. La conclusión sería entonces que la escuela se puede autogestionar sola. Solamente hacen falta líderes educativos que puedan valerse por sí solos, sin necesidad de la presencia del Estado. Ellos buscan “docentes optimistas” que no frenen el cambio. La aprobación de la legislación viene después, cuando la reforma ya está aceptada y puesta en marcha en los hechos.

AV-LL:¿Cuál es la perspectiva hacia el resto del año?

SH: Son muchísimas las tareas que tenemos por delante. El primer paso, poner en pie un cuerpo de delegados mayor para fortalecer la organización sindical desde abajo, desde las escuelas. Ya iniciamos esta tarea. Cuando recuperemos fuerza desde adentro y recompongamos la moral de los compañeros/as estaremos en mejores condiciones para dar las batallas más importantes. También estamos impulsando una campaña de afiliación. Hay un sentimiento de entusiasmo todavía palpable en las escuelas; creemos que este es un buen momento para organizar el entusiasmo y acercar a miles de compañeras y compañeros que no se sentían atraídos por el sindicato. En medio, vamos respondiendo y reuniéndonos con todos aquellos compañeros/as que nos soliciten ayuda: escuelas artísticas, compañeros de contextos de en-cierro, etc.

AV-LL: El Frente de Unidad por la Recuperación del SUTE llega la conducción planteando que había que terminar con la burocracia. Ahora que están en la conducción, ¿qué decisiones han tomado para acompañar esa orientación?

SH: El SUTE es un sindicato millonario y que, durante veinte años, sirvió para el enriquecimiento personal de sus dirigentes y amigos. Es por esto que la primera medida que hemos tomado es eliminar los “plus salariales” o sobresueldos, un monto de unos $5.500 que cobraba el afiliado con licencia sindical. El criterio que trabajaremos en adelante es el siguiente: en el sindicato nadie se enriquece y nadie se empobrece. El sindicato no es caja de agrupaciones ni partidos. ¿Tienen los representantes más gas-tos personales por su función que los que tenían por su tarea en la escuela? Muchas veces, sí. Bajo esta conducción serán compensados esos gastos extras específicos. Ni más ni menos. Y estableceremos algunas reglas y mecanismos de transparencia para eso. Estos criterios serán puestos a consideración de un plenario. Es decir, de las escuelas. Al fin y al cabo, no son recursos de los dirigentes sindicales, sino de los miles de afiliados que lo sostienen.

AV-LL: El 7 de septiembre son las elecciones de CTERA y vos sos candidato a Secretario General: ¿cuál es la perspectiva al respecto?

SH: Con CTERA sucede algo similar o más grave que con los sindicatos de base que aún conduce la Celeste a nivel nacional: muchos compañeros están desalentados y desconfían de la propia herramienta. En el caso de CTERA, además, se ha retirado de la política de los gremios. Nadie entiende, con ra-zón, para qué sirve. La primera tarea es demostrar que, frente a políticas de alcance nacional, CTERA es la herramienta más importante que tenemos para frenar al gobierno y poner en pie una fuerza a la altura de los desafíos presentes.

En el caso de Mendoza, por ejemplo, venimos de sufrir la implementación del Ítem Aula. Pero sabemos que no es una excepción, sino un ensayo para aplicar a nivel nacional. Entonces, una de nuestros objetivos es llevar la experiencia de Mendoza a todo el país. Que todo el país sepa lo que sucede en Men-doza para dar una respuesta unificada.

AV-LL: Volviendo a Mendoza, pero en un plano más general, ¿cuál es el panorama político de Mendoza luego de las elecciones?SH: El primer dato que dejaron las PASO en Mendoza es que, si la elección fue plebiscitaria, como lo planteó el mismo gobernador, entonces, ellos perdieron. Un plebiscito se gana por mayoría absoluta: más del 50%. Es por “Sí” o por “No”. Así lo planteó el propio gobernador. Por lo tanto, todo lo que fue a otras opciones es un “No” en este plebiscito que, insisto, el propio gobierno propuso. Y ganó el “No”. Esto no lo planteo de manera exitista. El gobierno no sufrió una derrota frente a algún rival en particular y, de hecho, sigue siendo la fuerza política dominante. Pero también es exitista no querer ver que hay una mayoría que votó conscientemente contra las políticas del gobierno: de una manera dispersa, pero claramente opuesta. Nadie le ganó al gobierno, pero el gobierno no ganó a la mayoría de la sociedad. A diferencia de lo que plantea Cornejo, entonces, y los medios afines a él, no tiene un cheque en blanco para implementar el “cam-bio” o seguir avanzando en el ajuste. El SUTE, a contracorriente del momento defensivo de la clase trabajadora, a nivel nacional, es una primera respuesta, una primera línea de defensa. En ese sentido, tiene una importancia funda-mental no sólo para el sector, sino para todos los trabajadores y trabajadoras mendocinos.