Palpitando el Encuentro Nacional de Mujeres en Chaco


Como hace 31 años, el Encuentro Nacional de Mujeres, es el lugar que nos congrega durante 3 días intensos, a miles de mujeres y disidencias sexuales del país y Nuestra América. Un espacio de masas, para compartir experiencias, donde todas y todes vamos construyendo una historia de lucha, de clase y de resistencia. Un espacio de reflexión y construcción, donde nos hacemos parte común de los procesos históricos, de un pueblo con cara de mujer y disidencia. Tres días donde nuestros cuerpos son acción política, lucha, baile y sobre todo, dignidad.

Este año miles de mujeres volvemos a Chaco, como en 1998, no sólo de nuestro país sino también desde diferentes puntos de Nuestra América, nuestra querida Aby Ayala, demostrando que cada año crece la organización, como el último Encuentro en Rosario, donde más de 70 mil mujeres de todo el activismo político, el movimiento de mujeres y los feminismos, estuvimos junto con miles de mujeres que dan sus primeros pasos en la lucha por sus derechos.
Nuestra participación en el Encuentro tiene especial importancia: como espacio de acción política de masas, que desde hace años se viene conformando al calor de las discusiones, no sólo es un espacio de debate de ideas y construcciones, sino que nos enseña nuevas experiencias, nos transmite los saberes y luchas que unen de punta a punta nuestro continente. Nos demuestra en las calles que debemos aunar los esfuerzos de lucha, prestar atención a los sentires, saberes y consolidar el aprendizaje para construir esa sociedad que soñamos, bien socialista y bien feminista.

El Encuentro como acción política de masas, se fue conformando desde las discusiones pero también desde las diferencias políticas, tensiones y debates, y no por eso menos sororas, sino desde la fuerte convicción de que es necesario construir un espacio donde los feminismos nos encontremos, nos nutramos de miles de experiencias de vida y organización y donde encontremos todos nuestros territorios, poniendo en palabras, la realidad política que nos atraviesa diariamente y en la cual damos batalla.

Coordinaciones de gran importancia han nacido en los Encuentros. Herramientas de lucha sumamente importantes para las mujeres de nuestro país, como la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, que ya ha presentado más de 16 veces el proyecto de ley que jamás fue siquiera discutido y continúa siendo una deuda de este Estado burgués, donde cientos de mujeres pobres mueren cada año por practicarse un aborto en condiciones inhumanas; siendo que el aborto no punible es legal pero des-de las corporaciones médicas y eclesiásticas se persigue a las mujeres y a los/las efectores de salud en los casos de acompañamiento. Por eso este 29 de agosto participamos todas juntas en las calles del Grito Global por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito.Por otra parte, no podemos dejar de men-cionar la participación activa que han lo-grado, tras años de discusiones y lucha, las compañeras travas, trans y disidencias en general, dentro del ENM, donde se reconocieron los talleres donde todes juntes podemos compartir, problematizar, reflexionar y solidarizarnos en las situaciones particulares, como en cada taller del Encuentro. Y este logro no es aislado, sino que fue iniciativa de muchas compañeras travas que siempre nos acompañan, como Diana Sacayan y Lohana Berkins.

Como mujeres y disidencias sexuales de nuestro Frente Único nuestra tarea es la construcción ardua y metódica, de un feminismo revolucionario en diálogo permanente con otras tendencias y frentes. Aprender de la historia como también de las experiencias recientes, que marcan el camino del movi-miento de mujeres y disidente.Así como participamos en la Campaña Nacional Contra Las Violencias Hacia Las Mujeres y en diferentes frentes de masas, donde aportamos en la lucha contra el patriarcado y el capitalismo, también nos encontramos en los diversos Encuentros Nacionales de Muje-res al grito de Ni Una Menos, Vivas nos Queremos, para reflexionar, visibilizar y debatir diferentes estrategias para que el Capitalismo y el Patriarcado caigan juntos.

En octubre salimos hacia el ENM, como salimos a las calles: con el grito de justicia por cada piba que este sistema patriarcal nos asesina, denunciando cada femicidio que nos duele en lo más profundo y nos invita a continuar reflexionando, pensando nuevas estrategias de visibilización y sobre todo, de organización. Este año, volvemos al Encuentro como espacio multitudinario para gritar aún más fuerte. Por Anahí, Micaela, Ayelen, Araceli, por todas. Para exigir que nos devuelvan a todas nuestras desaparecidas como Diana Colman y tantas otras pibas de nuestros barrios.Todas ellas marcharán junto a nosotras y serán parte de nuestro grito de guerra en la gran marcha del ENM. Allí nos encontraremos compañeras, todas las mujeres de nuestra clase trabajadora junto con las obreras de Pepsico, las trolebuseras de Córdoba y las tareferas misioneras. Grandes mujeres que vienen dando grandes luchas. Allí estaremos todas juntas, desde las diferentes provincias de nuestra Matria.

Sigamos sembrando organización, sigamos luchando por nuestros derechos y por una vida libre de violencias:
¡Basta de violencia machista, basta de femicidios, trans y travesticidios!
¡Basta de crímenes de odio! ¡Vivas y libres nos queremos!
Emergencia en violencia de género ya, para la atención de todas las mujeres en situación de violencia.
Implementación real de la ley 26,485. Por un plan real de asistencia y prevención de las violencias hacia las mujeres.
¡Por el aborto legal seguro y gratuito! Aborto legal para no morir, anticonceptivos para no abortar, educación sexual para decidir.
Implementación ya del cupo laboral trans/travesti
Basta de precarizar nuestras vidas: queremos salario digno y derechos laborales.
Basta de despidos, basta de familias en la calle.
Aparición de nuestras pibas secuestradas ¡El Estado es responsable!