Las dos caras del huracán Irma


Los medios de comunicación masivos cubrieron casi en cadena nacional el paso de la tormenta por la península de Florida, EEUU, pero apenas se dedicaron a mencionar los efectos devastadores que provocó en la isla de Cuba.

“Siga minuto a minuto el paso de Irma por Miami”. El fin de semana estuvo plagado de un bombardeo informativo sobre los vaivenes del huracán en los distritos comerciales de la costa este norteamericana. Si tal o cual shopping se inundó, si la mansión de alguna estrella quedó bajo el agua, hasta cuando seguirá.

Pero poco se dijo de los efectos del mismo fenómeno en la isla de Cuba, que afectó gravemente a su economía ya asediada por un bloqueo imperialista de más de medio siglo. Se calcula una pérdida de casi 10 mil hectáreas mientras que buena parte del país se encuentra a oscuras por el daño que sufrió la infraestructura. También se vieron muy afectados los complejos de vivienda con 39 derrumbes de edificios.

“Alejandro Rodríguez Rodríguez, jefe del Departamento de Defensa, Seguridad y Protección del Ministerio de la Agricultura (MINAG), dijo en una reunión del Consejo de Defensa Nacional que las provincias de Guantánamo, Santiago de Cuba y Granma no presentan afectaciones de consideración en las estructuras de agricultura, pero sí las tienen Holguín y Las Tunas y, en el resto de los territorios (Camagüey, Ciego de Ávila, Sancti Spíritus y Villa Clara) los daños son muy graves, con perjuicios muy marcados en las estructuras asociadas al ganado porcino y avícola”, indicó un cable de la agencia de noticias cubana.

El dato más destacado, sin embargo, es que a pesar de los medios y recursos de los países imperialistas, más de 26 personas murieron por los daños de Irma en EEUU, mientras que por la movilización del estado cubano y la organización y solidaridad popular no se registró una sola víctima fatal.

Aún asediada y bloqueada por más de 50 años, Cuba sigue mostrando la fuerza de construir otro modelo social basado en las necesidades de las mayorías populares y no en la ganancia capitalista.

¡Basta de bloqueo imperialista!

¡Toda la solidaridad con el pueblo cubano!