Francia: primer paro general contra la reforma laboral de Macron


El presidente galo enfrentó su primera huelga nacional contra la reforma laboral que impulsa como nave insignia de su gobierno en el marco de una agenda profundamente neoliberal. El mandatario logró dividir a los gremios en esta primera medida pero las movilizaciones callejeras fueron igualmente masivas mientras su figura sufre un desgaste acelerado.

A poco tiempo de haber asumido, el presidente francés Emmanuel Macron, enfrentó el primer paro general contra su gestión que fue impulsado, principalmente, por la CGT. Las centrales CFDT y FO -esta última particularmente importante en el sector público- no participaron de la convocatoria. A pesar de esa división, se registraron grandes movilizaciones que a nivel nacional reunieron alrededor de 400 mil personas y cuyo epicentro estuvo en París con unos 60 mil manifestantes. La huelga se sintió con fuerza especialmente en trenes y aeropuertos.

La reforma que impulsa Macron está en linea con la ofensiva neoliberal en todo el mundo y que también se intenta implementar en nuestro país. Las cinco ordenanzas -textos legislativos que la componen- establece límites a las indemnizaciones por despido sin causa; ofrece más libertad a las multinacionales para despedir a trabajadores en caso de crisis; agiliza la negociación laboral en las pequeñas empresas, que pueden llegar a acuerdos esquivando los sindicatos y simplifica las instancias de negociación dentro de las empresas. Según el jefe de Estado, esto serviría para reducir la tasa de desocupación que bordea casi el 10%.

El presidente francés asumió como una supuesta figura “independiente” y renovadora. Sin embargo, en poco tiempo ha quedado claro la agenda que viene a impulsar: redujo un beneficio para 800 mil estudiantes que servía para que pudieran pagarse su alojo, quiere recortar las jubilaciones y los beneficios de las y los trabajadores del sector público. De este modo espera alcanzar una reducción al 3% del PBI que también le permita una reforma impositiva en favor de los capitalista. Como se ve, un programa muy similar al de Cambiemos.

La impopularidad del mandatario ya roza el 60 por ciento. Su predecesor, Francois Hollande, tuvo que abandonar la aspiración de una reelección por el desgaste que le provocó la lucha por la reforma laboral que quiso impulsar. El primer paro general contra Macron promete ser solo un anticipo de lo que vendrá.